Patatas a lo pobre

Las recetas de patatas a lo pobre

Patatas a lo pobre en olla GM

Patatas a lo pobre en olla GM

La olla GM es una olla programable con la que cocinar cualquier plato gracias a sus variadas formas de cocinado. El procedimiento es el mismo que cuando hacemos una tortilla de patata en la olla, dejar que se cocinen las patatas hasta que estén tiernas, en el menú cocina de nuestra olla GM.

Así, nosotros tenemos que preparar los ingredientes y añadirlos a la cubeta de la olla. Ella sola hará el resto por nosotros. No tendremos ni que acercarnos a removerlo.

Sin manchar nada más que la cubeta de la olla y de la manera más sencilla. Así se hacen los platos en las ollas GM.

Ingredientes que vamos a necesitar

  • 1 kilo de patatas medianas
  • 80 ml de aceite de oliva
  • 1 cebolla grande
  • 2 pimientos pequeños
  • Sal y pimienta negra

Herramientas necesarias:

  • Olla GM (cualquier modelo)
  • Un cuchillo
  • Una cuchara de madera

Procedimiento:

Pela las patatas y córtalas, primero a la mitad, y luego en laminas finas de 1 centímetro de grosor aproximadamente (cuanto más pequeñas sean, primero se cocerán).

Pela y pica finamente la cebolla. Lava y corta a la mitad los dos pimientos pequeños, retírales las semillas que veas y pícalos finamente.

Añade las patatas, la cebolla y los pimientos picados a la cubeta de la olla GM, sazónalo con abundante sal (ten en cuenta que es un kilo de patatas) e incorpora el aceite de oliva. Aunque el aceite te parezca mucha cantidad, no lo es para nada. Si sobra algo sólo tienes que colarlo y ya está.

Con una cuchara de madera, removemos todos los ingredientes de la cubeta para que se impregnen bien de la sal y del aceite de oliva.

Tapa la olla GM y cierra la válvula girándola. Selecciona el menú Cocina durante 6 minutos y deja que la olla GM haga el resto. Cuando nos avise de que ha acabado el tiempo, despresuriza la olla abriendo la válvula (puedes poner un trapo encima de la olla para que no te llene toda la cocina de vapor de agua) hasta que termine de expulsarlo todo.

Quita la tapa y remueve el contenido. Ya puedes servir las patatas a lo pobre en un plato y degustarlo en caliente. Así como está, puedes añadir un huevo o dos dentro y romperlos para añadirlos a las patatas.

También se suele poner con algún embutido, tipo cecina, jamón o chorizo, pero entonces ya no sería un plato a lo pobre.