Patatas a lo pobre

Las recetas de patatas a lo pobre

Patatas a lo pobre con huevos

Patatas a lo pobre con huevos

Este es un plato clásico, pero con una ligera variación, he añadido unos huevos fritos a las patatas, así ya no son tan pobres.

Los huevos pueden ser cocidos, rotos, estrellados o como quieras, pero le aporta un toque perfecto para las patatas. También puedes añadirle alguna proteína en forma de carne, como unas lonchas de jamón, cecina, o chorizo.

Sirve las patatas acompañadas de un pan de ajo casero y será la receta perfecta. No hay cena mejor, más rápida y más barata.

Ingredientes necesarios para hacer 4 raciones:

  • 3 cebollas peladas y picadas
  • 1 pimientos rojo y 1 pimiento verde, sin semillas
  • 8 patatas medianas, peladas
  • 6 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 manojo de tomillo
  • 1 manojo de perejil
  • 4 huevos
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra + aceite extra para freír los huevos

Elaboración de las patatas a lo pobre con huevos

Pela las patatas, lávalas y córtalas en láminas de más o menos 1 cm de grosor. Pela las cebollas y pícalas en láminas finas. Lava los pimientos, ábrelos por la mitad, retira las semillas y córtalos en tiras finas.

Prepara una sartén amplia y pon el aceite a calentar a fuego medio, no hace falta darle más temperatura porque no queremos que las patatas queden crujientes, sino más bien blandas, mitad cocidas, mitad fritas.

Añade la cebolla, los pimientos, las patatas, las hojas de laurel y el tomillo, tapa la sartén y deja que se cocinen durante 15 minutos, removiendo a menudo para que no se quemen.

Una vez que las patatas estén tiernas y se rompan cuando las pinches con un tenedor, retira la tapa y añade el ajo, deja que se evapore el líquido y se empiecen a dorar las patatas.

Esto les dará un crujiente exterior cuando están cocidas por dentro, lo que agrega una gran textura al plato final. Retira las hojas de tomillo y laurel.

Mientras tanto, vete friendo los huevos en abundante aceite caliente de uno en uno. Asegurarte de que el aceite esté bien caliente para que no se cuaje la yema.

Saca las patatas, la cebolla, los pimientos y el ajo con una espumadera a un plato limpio para servir. Coloca al lado los huevos fritos y sirve el plato en caliente.

Consejo.

Se le puede añadir una salsa de tomate casera a modo de base para añadir sabor y textura al plato.

Las hierbas aromáticas son opcionales, pero les da un toque aromático.